Un suelo de andar por casa…

La elección del suelo es fundamental para crear un ambiente con personalidad. Ayer, en BE&DEC, pasamos la tarde con una amiga eligiendo suelo para su nueva casa y nos dimos cuenta que mucha gente desconoce algunos aspectos fundamentales para adquirir el suelo que más se adapta a sus necesidades y expectativas. Por ello pensamos que os parecería interesante este artículo.

Como podéis imaginar, hay infinidad de materiales para confeccionar un suelo (cerámicos, hidráulicos, de madera, de PVC, de resinas…) pero nosotros teníamos claro que, en este caso, queríamos un suelo laminado por la calidez, el confort y las funciones relativas a la propia climatización de la vivienda que ofrecen.

El suelo laminado es uno de los revestimientos más solicitados en los últimos años, aunque su utilización en edificación data de los años treinta. Lejos de lo que podéis pensar, no se trata de una tarima de madera propiamente dicha, sino de una base que puede ser de de fibras de madera prensada de alta densidad o  de un material hidrófugo sobre la que se coloca un papel fotográfico que imita el acabado deseado (madera, hierba, piedra…) y en el que se sobreponen capas de resinas, que es lo que proporciona su dureza.

Lo principal a tener en cuenta para su elección es el uso y desgaste al que se va a someter el suelo, que dependerá de si es una vivienda o un local comercial, y si se va a colocar en estancias húmedas. En general usaremos un suelo laminado de resistencia AC4 para vivienda y de resistencia AC5 para locales comerciales y zonas con presencia de agua. Debido a que esta propiedad puede variar según el fabricante, no se recomienda tener en cuenta sólo este factor. Actualmente, podemos clasificar estos suelos, además de por resistencia, por clases de uso. Para vivienda nos bastaría con una Clase 31 y en el caso de locales comerciales deberíamos colocar mínimo una Clase 32.

El grosor de la lama suele oscilar entre 7 y 12 mm y esto, junto con la densidad del material, determinará su durabilidad.

Otro aspecto fundamental a tener muy en cuenta es el sistema de anclaje de las piezas, ya que la principal desventaja de este tipo de suelo es su debilidad en las juntas. Por ello la calidad del anclaje es fundamental.

Después de todos estos factores “técnicos” pasamos a la parte estética que es lo que más nos llaman la atención a todos, lo que nos entra por los ojos!!

La longitud estándar de la lama oscila entre 1280 mm y 1350 mm, y el ancho oscila entre 150 mm y 180 mm.  Dependiendo del modelo, pueden venir biseladas en dos o cuatro de sus lados y pueden ser lama única, o tres lamas en una. En BE&DEC nos gusta proyectar espacios diferentes, por lo que solemos aconsejar dimensiones especiales para sensaciones especiales.

Respecto a los acabados, hay un mundo donde elegir. Los acabados naturales se adaptan a la mayoría de estilos decorativos. Los acabados exóticos son perfectos para espacios coloristas, con su variedad de tonalidades oscuras y sus veteados. Y para innovar, disponemos de acabados imitando piedras, metales y hasta fotografías.

Os desvelamos que está de moda alternar diferentes direcciones de las lamas e incluso la colocación de suelos de distintos acabados.

En BE&DEC somos unos apasionados de los suelos de apariencia natural, pero os dejamos algunos ejemplos para que, como siempre, dejéis volar vuestra imaginación!!!!

 

ebfafb6b6dcf005dcb1cacf836a3efee

3300bef10e68065fbd5172f3e29536bf

62a2f11c810eb84d6e086e5ccde549db

51b35348ab4ec1bd3eb35dd781932b74

7a6e6036419f6195e37f5e98063f90bb

bfb7009db0d09fe51eed996abc1481be

5dd7be6c30c889d68920114b29d8ffd1

84c08185b8b15140ad85713dab19f757

047cc58a43726f3c29dac85550019dcd

7a21b4422060cd107decef3af4a36720

bc19d4ba7163f21b43676989a9e34cfa

4aa16f6a66b07e8f341a661f90578223

05a58d9ede1f1c123fa164c8c1acb54c