Descripción del proyecto

Vivienda situada cerca del mar. Sus propietarios, una pareja joven, necesitaban una reforma integral llave en mano. Para ellos proyectamos una vivienda íntima y social de mínimo mantenimiento.

Al tratarse de un espacio de menos de 70 m2 se optó por algo ultra-funcional, sin renunciar a usos o comodidades pero eliminando espacios superfluos. Uno de los aspectos que marcan la diferencia en este proyecto es la optimización de su superficie, abriendo espacios completos.

La vivienda finalmente consta de cocina, donde todos los electrodomésticos van integrados, baño, dos confortables dormitorios y un amplísimo salón-comedor. Todas las estancias son exteriores excepto el baño al que se le aporta luz natural a través de un cristal translúcido.

Como no podía ser de otra manera, la luz invade todas las estancias, y la combinación de ese factor junto con la elección de los acabados (espejos, paramentos blancos hielo, materiales naturales…) hacen una vivienda pensada únicamente para disfrutarla.

Se proyectan varios elementos para resolver el problema del almacenaje. En la pared de hormigón del distribuidor colocamos unos percheros de forja y en el pasillo discurre un enorme pero discreto armario de suelo a techo, con acabados de espejo, lo que le aporta amplitud a esta zona. En los dormitorios se proyectan armarios empotrados que, en el caso del dormitorio principal va de pared a pared. Sobre el lavabo de mármol del baño se diseña un mueble a medida acabado en espejo que multiplica el espacio. Para eliminar barreras visuales las puertas se ejecutan con paneles lacados en blanco, de suelo a techo, que se esconden en la tabiquería.

Para la zona del salón, y pensando en un gran grupo de amigos, se diseña un gran sofá con chaise longue y una mesa de centro fabricada con palets de madera a la que se le añaden unas ruedas para poder desplazarla con facilidad cuando la ocasión lo requiera. En el lateral y aportando un toque de color en el blanco hielo, se integran en el paramento rojo fresa unas baldas de granito negro donde colocamos una chimenea de bioetanol, para mayor calidez en las noches húmedas de invierno.

La estética elegante se consigue con un original suelo de tarima de ancho XXL, que a la vez aporta naturalidad, y con unos interruptores de diseño, con marcos de cristal tansparente y mecanismos de acero que recuerdan a los interruptores de un avión.

Como siempre para el equipo de BE&DEC se nos hace muy difícil elegir una estancia “joya”. En esta ocasión destacar la original solución a la diferencia de alturas en el techo ejecutando con cartón-yeso unas profundas ondas, que le hacen un guiño al mar que penetra en la vivienda a través del ventanal.

Subir